Beneficios de tomar terapia de pareja

La pareja, por sí misma, no SIEMPRE es capaz de resolver TODOS los conflictos y retos por los que va a atravesar.

De vez en cuando, necesita ayuda de una persona imparcial y capacitada que les apoye en su relación.

Familiares y amig@s en estos casos, pueden llegar a polarizar la situación e incluso complicarla, ya que no suelen ser imparciales y se posicionan en favor del familiar o amig@.

No reconocer que la pareja requiere ayuda, buscarla y aceptarla, se llama SOBERBIA y MIEDO (a que se enteren que van a terapia y al qué dirán). Una pareja difícilmente crece y prospera en estas condiciones.

No se requiere gran ciencia. La mayoría de las parejas que asisten a terapia, cuentan con un recurso extra y más posibilidades de superar su situación difícil que aquellas que no la toman.

Algunos de los principales beneficios que hemos encontrado en nuestra práctica como terapeutas de pareja, son los siguientes:

I. Evaluación y actualización de la pareja: Es poder hacer un alto sobre cómo se venía dando la dinámica de la relación en la práctica, en el día a día y a partir de ahí, decidir qué cosas quieren que continúen, cuáles no, de manera intencional y comprometida y ya no operar en modo automático.

II. Sacarle provecho a la crisis y a partir de ahí, salir fortalecida y tener una mejor relación, incluso mucho mejor que antes de la crisis. Todo es cuestión de saber llegar a tiempo, antes de que el asunto avance demasiado.

III. Detectar cómo se crean los problemas: en qué momento, cuándo y dónde. Pero también cómo se generan las soluciones (conjuntas, no las que una parte de la pareja cree que son mejor).

IV. Mejorar la comunicación de manera importante.

V. Poder hablar de tu relación de pareja, con tu pareja en un terreno neutro, seguro, confidencial y mediado por un/a expert@.

VI. Aprender a reconocer y explotar los recursos que tienen como individuos y pareja, para solucionar y PREVENIR, conflictos INNECESARIOS.

VII. Aprender a romper pautas y patrones problemáticos a tiempo y aprender a adelantarse a ellos.

VIII. Te conoces mejor a ti mism@ y a tu relación.

IX. Descubres lo que tienes que hacer y cómo hacerlo.

X. Recibes una ayuda pronta y de buena calidad. No tienes que esperar a que te den cita o ir muy lejos como en el seguro social.